Las empresas que se declaran en quiebra crecen un 22,5% en el segundo trimestre

Datos clave del segundo trimestre

  • 700 empresas de la construcción entraron en concurso y 444 dedicadas al comercio
  • El 25% de las compañías en suspensión de pagos tenían 20 años o más
  • Cataluña fue la comunidad con más sociedades concursadas (470)

Las empresas que se declararon en concurso de acreedores (suspensión de pagos y quiebras) ante la imposibilidad de afrontar sus pagos y deudas ascendieron a 2.408 durante el segundo trimestre del año, lo que supone un aumento del 22,5% respecto al mismo trimestre de 2012 y un descenso del 9,5% en relación al trimestre anterior.

Por su parte, las familias concursadas bajaron entre abril y junio un 22,4% en tasa interanual, hasta sumar 206 procedimientos de quiebra, según la Estadística de Procedimiento Concursal del Instituto Nacional de Estadística (INE) publicada este miércoles.

En total, el número de deudores concursados (familia y empresas) fue de 2.614, un 17,5% más que en el segundo trimestre de 2012 y un 8,4% menos en tasa intertrimestral. El INE ha subrayado que este retroceso trimestral de los deudores concursados es el más pronunciado desde 2011.

Del total de concursos registrados hasta junio, 2.481 fueron voluntarios, un 14,5% más que en el segundo trimestre del año pasado, y 133 necesarios, un 17,9% menos que entre abril y junio de 2012. Atendiendo a la clase de procedimiento, los concursos ordinarios aumentaron un 5% y los abreviados un 14,5%.

El 29,1% de las empresas que entraron en concurso en el segundo trimestre tenían como actividad principal la construcción, mientras que el 18,4% se dedicaba tanto al comercio como a la industria y la energía.

Prácticamente una de cada cuatro empresas (26%) que se declararon en quiebra hasta junio tenía una antigüedad de 20 o más años, mientras que el 9,3% tenía cuatro años o menos de vida. Entre las empresas concursadas de creación más reciente, el 41,5% se dedicaba al comercio y a la construcción, en tanto que entre las más antiguas, el 36,1% operaba en el sector de la industria y la energía.

La mayor parte de las empresas concursadas del segundo trimestre eran sociedades limitadas (1.880), con un crecimiento del 25,5% sobre el mismo periodo de 2012, en tanto que 421 eran sociedades anónimas (+23,2%) y 56 eran personas físicas con actividad empresarial (autónomos), un 28% menos que entre abril y junio del año pasado.

El 22,6% de las empresas concursadas hasta junio se concentraron en el tramo más bajo de volumen de negocio (hasta 250.000 euros), y el 73,2% tenían menos de 20 asalariados.

Cataluña, a la cabeza de los concursos

Por comunidades, Cataluña, Comunidad Valenciana y Comunidad de Madrid fueron las comunidades con mayor número de declaraciones de concurso en el segundo trimestre del año, dado que acapararon el 47,2% del total. En concreto, Cataluña sumó 499 concursos, Comunidad Valenciana, 377 y Comunidad de Madrid, 359.

En el lado opuesto, las regiones con menos suspensiones de pagos en el segundo trimestre del año fueron La Rioja, con 23 procedimientos, y Cantabria, con 27 concursos.

Atendiendo a la tasa de variación anual, Cantabria (-15,6%) y Andalucía (-10,0%) redujeron el número de deudores concursados. Por su parte, Canarias (con un 110,3%) y Extremadura (con un 100%) fueron las comunidades con mayor tasa de variación anual, con 122 y 42 deudores concursados respectivamente.

Con la entrada en vigor de la Ley Concursal el 1 de septiembre de 2004, el INE sustituyó la antigua estadística de suspensiones de pagos y declaraciones de quiebra por la de procedimiento concursal, reemplazando los conceptos jurídicos de suspensión de pagos y declaración de quiebra por el de concurso de acreedores, denominándose deudores concursados a las entidades sometidas a este proceso.

Gigantes y cocineros en quiebra

Entre las 5.069 empresas que declararon el concurso el primer semestre hay 1.243 cuya cifra de negocio no superaba los 250.000 euros. En el otro extremo, 233 empresas quebradas manejaban más de 10 millones de euros.

Reyal Urbis. La inmobiliaria solicitó en febrero su concurso, que se convirtió en el segundo mayor de la historia empresarial española, solo superado por el de Martinsa-Fadesa en 2008. Tiene un agujero patrimonial de más de 1.700 millones de euros. Las inmobiliarias Bami y Renta Corporación también pidieron la antigua suspensión de pagos en el juzgado.

Pescanova. La compañía de alimentación llegó al concurso voluntario después de confesar que se había maquillado la contabilidad. La investigación preliminar señala un agujero de 927 millones y una deuda financiera de 3.281 millones.

Orizonia. La empresa turística tenía dos pretendientes, Globalia y Barceló, pero acabó en concurso de acreedores, con más de 250 millones de deuda. Echó el cierre y 2.347 empleados fueron despedidos.

Isofotón. Las dificultades del sector fotovoltaico llevaron a esta compañía de placas a pedir el concurso con 184 millones de deuda que no logró refinanciar.

Crisis textil. Entre las insolvencias de 2013 hay varias empresas relacionadas con la moda. Las cadenas de tiendas Caramelo y Blanco solicitaron el concurso para reorganizarse.

Famosos en concurso. Algunas marcas populares también han acudido en 2013 a los juzgados ante su difícil situación, como los modistos Victorio&Lucchino, el repostero Paco Torreblanca o la organización de Miss España.

Fuente: EP

 
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s