Siete claves para entender la reforma de las pensiones

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, expuso ayer a los agentes sociales la propuesta del Ejecutivo para garantizar la sostenibilidad de las pensiones, que introduce algunas matizaciones importantes respecto al informe presentado en junio por el comité de expertos. He aquí las claves de los cambios que propone el Gobierno:

¿Qué es el factor de sostenibilidad? Es una de las dos grandes patas de la reforma que el Ejecutivo quiere consensuar en el Pacto de Toledo. Se trata de un mecanismo de ajuste automático de determinados parámetros de las jubilaciones (como los años de cotización, la edad de retiro o el importe inicial de la pensión) que se vincula a la evolución de la esperanza de vida de los ciudadanos. Es un sistema que, con sus propios matices y peculiaridades, ya se aplica en países como Austria, Alemania, Portugal, Grecia y Dinamarca.

¿A quiénes afectará? A los futuros jubilados, una sola vez en el cálculo de su pensión. No afectará a los actuales pensionistas, cuya retribución ya está determinada.

¿Cuando entrará en vigor? El comité de expertos establecía una horquilla temporal comprendida entre 2014 y 2019, pero aconsejando implementar la medida lo antes posible para evitar que los desequilibrios del sistema se vieran agravados. Ayer, Fátima Báñez anunció que la entrada en vigor no se producirá hasta 2019, en un intento, previsiblemente, de ablandar la posición de los sindicatos mayoritarios, UGT y CCOO, que ayer auguraron una negociación “compleja y difícil”, al tiempo que advirtieron de que la propuesta del Gobierno supondrá una merma del poder adquisitivo de los pensionistas.

¿Qué es el factor de revalorización? Es el otro gran pilar sobre el que sustenta la reforma de las pensiones del Gobierno, con el que se pretende desvincular la revisión anual de las jubilaciones de la evolución del IPC. De acuerdo con la propuesta, la inflación será en el futuro una referencia más a la hora de revalorizar las pensiones, y no la más importante. Dicho factor tendrá en cuenta también la evolución de la economía, del déficit público o de los ingresos y gastos de la Seguridad Social. Para mitigar un posible impacto negativo, el Gobierno consideraría un periodo de 11 años (los seis inmediatamente anteriores y los cinco posteriores) a la hora de aplicar los criterios de sostenibilidad, en lugar de tomar como referencia un único ejercicio.

¿Podrían bajar las pensiones? Nominalmente no. El Gobierno propone establecer un suelo mínimo de revalorización anual de entorno al 0,25%, con lo que, tal como señaló ayer la ministra Báñez, las pensiones nunca bajarían nominalmente y tampoco se verían congeladas. Evidentemente, si su revalorización es inferior a la inflación de ese año, se produciría una pérdida de poder adquisitivo del pensionista. Asimismo, el Ejecutivo también quiere establecer un techo de subida, de modo que las pensiones no se revaloricen nunca por encima del dato de IPC más un 0,25% adicional, ni siquiera en tiempos de vacas gordas económicas.

¿A quiénes afectará? A todos los pensionistas por igual, tanto presentes como futuros.

¿Cuándo entrará en vigor? En este caso, el Gobierno sí se ha ceñido a las recomendaciones de los expertos y su intención es que entre en vigor ya en 2014.


Fuente: Expansión

Anuncios

Una respuesta a “Siete claves para entender la reforma de las pensiones

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s