La reforma fiscal bajará la tributación de las rentas del trabajo

La reforma fiscal que prepara el Gobierno de Mariano Rajoy centrará la bajada impositiva en las rentas del trabajo. Según fuentes de Hacienda, el IRPF gravará menos las percepciones de carácter laboral cuando se introduzca la modificación tributaria en la que aún trabaja el grupo de expertos, y cuyo informe definitivo todavía está pendiente.

La bajada de la fiscalidad de las rentas del trabajo en el IRPF se trata de un primer paso en la intención de aligerar la carga tributaria, generando incrementos de la demanda interna que alienten la actividad. ¿Qué problemas traería bajar IRPF y subir el IVA?

Menor IRPF para el trabajo

A esa merma de la tributación de las rentas del trabajo en el IRPF se pretende añadir, en adelante, bajadas de las cotizaciones sociales. Ello a medida que los vientos de recuperación vayan permitiendo hacer concesiones. La pretensión es que la diferencia entre el salario bruto y neto vaya estrechándose.

Por lo pronto, el Gobierno ya ha aplazado hasta mayo la puesta en marcha de la cotización por las retribuciones en especie, introducida a finales de 2013 en Consejo de Ministros.

Con todo, la bajada del Impuesto sobre la Renta que incluye la verdadera reforma fiscal que prepara el Gobierno no prevé alterar la tributación del ahorro (entre el 21 y el 25%, según tramos).

No están previstos tampoco incentivos fiscales para el ahorro a largo plazo, normalmente asociado a la previsión complementaria de los ingresos postjubilación.

El Gobierno calcula que el ensanchamiento de las bases imponibles asociado a la salida de la recesión y a las previsiones de crecimiento hará posible mantener la recaudación pese a la rebaja de parte del Impuesto sobre la Renta. Es decir, fía a la recuperación el mantenimiento de los ingresos tributarios.

El IVA seguirá en el 21%

En consecuencia, el Ejecutivo descarta actuaciones sobre el Impuesto sobre el Valor Añadido para compensar la bajada que va a operar en el IRPF.

Fuentes de Hacienda niegan rotundamente que el tipo máximo del IVA vaya a elevarse al 23% durante esta legislatura, lo sugieran o no expertos u organismos internacionales. De hecho, desde el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas se dejó ayer claro que no se adoptarán todas las propuestas del grupo de trabajo -encabezado por el catedrático Manuel Lagares- que evalúa el sistema tributario español y diseña alternativas y posibilidades de reforma del entramado tributario.

También queda descartado que bienes y servicios gravados con IVA reducido vayan a pasar a tributar al tipo máximo. Sobre todo, teniendo en cuenta que a Hacienda sólo le quedaría margen de actuación sobre ciertos productos de la cesta de la compra, sobre el transporte, la hostelería y el turismo, ramas especialmente sensibles en este momento de salida de la recesión como para ser gravadas a un tipo superior.

El Gobierno también pretende ahondar en su lucha contra el fraude, en general y en particular, y el IVA es uno de los tributos en los que se reserva futuras actuaciones en este sentido. Pero será gradualmente y a medida que se vaya avanzando con la reforma.

Deducción por vivienda

Otro de los descartes del Gobierno sobre las líneas de propuesta en las que trabaja el comité de sabios es la retirada de la deducción por compra de vivienda habitual con carácter retroactivo. El Ejecutivo no pretende actuar en esa línea y la deducción se mantendría como hasta ahora para quienes aún la disfrutan, por haber adquirido su residencia habitual con anterioridad al ejercicio 2013.

Impuesto de Sociedades

En cuanto a la tributación en el Impuesto sobre Sociedades, con la futura reforma fiscal el Ejecutivo seguirá en la misma línea que emprendió desde comienzos de la presente legislatura: ahondar en la simplificación, retirar deducciones e incidir más en la tributación de los grandes contribuyentes bajo el argumento de que son estos grandes grupos los que tienen el reconocimiento del mercado, los que están desapalancándose y en condiciones de propiciar un efecto riqueza sobre la sociedad y las familias contribuyendo también a financiar la Hacienda Pública.

Bajadas ya en marcha

El Gobierno destaca, además, que sin estar en marcha la reforma fiscal, ya se ha empezado a bajar la tributación y que se seguirá gradualmente en esa línea.

El primer paso fue la Ley de Emprendedores, señalan desde Hacienda, una ley aprobada el pasado septiembre, y que introdujo el criterio de caja en el IVA, que beneficia a 1,3 millones de autónomos y a un millón de pymes. Este colectivo no tendrá que adelantar los 1.000 millones de euros por facturas no cobradas que sí se veían obligados a abonar a la Administración en años anteriores

Dicha ley también amplió la tarifa plana con la Seguridad Social para todos los nuevos trabajadores por cuenta propia, al margen de su edad. Esta medida permite que, durante los seis primeros meses de vida de su negocio, los autónomos sólo tengan que pagar una cuota de 50 euros al mes, que se eleva a 125 euros los seis meses siguientes y a 175 euros el semestre posterior. Algo que supone un ahorro en cotizaciones de 2.000 euros para cada emprendedor el primer año.

Bajo el paraguas de la Ley de Emprendedores, el Gobierno también introdujo incentivos fiscales para los autónomos, persona física, que coticen por IRPF y reinviertan sus beneficios en la actividad (que supondrá para los emprendedores un ahorro de unos 650 millones). Y entre otras medidas se incluyen, además, los incentivos fiscales a la I+D+i o las deducciones a los business angels y al capital semilla (con un coste de 6 millones y que podrían afectar a más de 1.000 empresas).

El calendario

El comité de sabios que prepara la reforma fiscal agotará su plazo de trabajo, y sigue practicando evaluaciones, simulaciones y propuestas. Tendrán que entregarle al ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, su informe a finales de febrero. La intención del Ejecutivo es activar la reforma rápidamente, algo que hace incluso prever su posible aprobación durante el mes de marzo, para poder contar así con tiempo suficiente para su tramitación parlamentaria a lo largo de 2014, de forma que en 2015 entren en vigor varias de sus medidas, como indicó el presidente, Mariano Rajoy, el pasado lunes, durante una entrevista televisiva. Recordemos, además, que el jefe del Ejecutivo ha anunciado un nuevo elenco de medidas y reformas que hará público en abril.

Reformas combinadas

El Gobierno aborda 2014 con una serie de reformas que darán su fruto combinado en lo que resta de legislatura. En este sentido, destaca la activación de la reforma local, la ley de racionalización del sector público, la ley de Transparencia, la ley de Factura Electrónica, y la que aborda el control de la deuda comercial para contener la morosidad en los pagos.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s