Por qué deberías aceptar un contrato fijo discontinuo

  • Ante la actual situación del mercado laboral español cualquier contrato es bien recibido. Y si éste te garantiza una cierta estabilidad en la empresa, mejor, aunque sólo se trabaje por temporadas.

Manuel trabaja nueve meses al año y el resto del tiempo cobra el paro. Confía en la empresa que requiere sus servicios desde hace un lustro y ha organizado su economía familiar en torno a sus ciclos productivos. Hace unos años, incluso, podía permitirse el lujo de compatibilizar este trabajo, en el que está contratado como fijo discontinuo, con otras actividades laborales. Ahora, la crisis del mercado laboral y la falta de oportunidades no se lo permite. 

Esta figura contractual es característica de un país como el nuestro, con sectores económicos cíclicos que obligan a las empresas a reforzar sus plantillas durante determinados periodos. Montse Rodríguez, directora del área de asesoramiento laboral de BDO Abogados, asegura que, para un empleado, “este tipo de contrato ofrece una cierta estabilidad en el trabajo porque el profesional tiene derecho a ser llamado de nuevo cuando la actividad se reanuda. Además, en caso de incumplimiento de dicha llamada, el trabajador puede reclamar en procedimiento de despido”. Mientras tanto, este profesional es libre para trabajar en otra compañía. Una ventaja más que se suma a las comentadas por la experta legal. 

A la empresa, por su parte, le permite adecuar sus necesidades de mano de obra con cierta estabilidad a los momentos puntuales en que la misma sea necesaria. Román Gil, socio de Sagardoy Abogados, considera ésta la principal ventaja para las compañías que ofrecen este tipo de contratos, pero también advierte de que podría tener problemas si quisiera convertir ese trabajo fijo discontinuo en ordinario sin el acuerdo expreso del trabajador. 

Javier Blasco, director jurídico de Adecco, recuerda también que las empresas que realizan este tipo de contratos pueden beneficiarse de bonificaciones a la Seguridad Social, como la tarifa plana de 100 euros para la contratación de nuevo personal indefinido. Y es que, en el fondo, un fijo discontinuo es eso, un contrato fijo. 

Aquéllos que trabajen bajo esta modalidad disfrutan de las mismas condiciones laborales que sus compañeros de plantilla. Juan Antonio Linares, socio de Ceca Magán Abogados, así lo afirma y recuerda que, tanto en sueldo y en horarios, se les aplican las consideraciones del convenio. Pero, como en todo, siempre hay una cara B: “En los despidos colectivos, los trabajadores contratados bajo esta figura también pueden ser cesados. Si entran en el expediente de regulación de empleo (ERE) se les paga su indemnización correspondiente, pero pierden la posibilidad y el derecho de que les vuelvan a llamar para otra temporada laboral”. 

Sectores y perfiles 

La directora del área de asesoramiento laboral de BDO Abogados asegura que este tipo de contratación “ha aumentado más de un 30% en los últimos cinco años”, y señala como perfil característico “a trabajadores jóvenes y/o con poca formación, estudios y experiencia”. Aunque normalmente cuando pensamos en esta figura contractual evocamos al sector de la hostelería, Montse Rodríguez recuerda que también es bastante utilizado para actividades ligadas al curso escolar (administrativos, profesorado, auxiliares de guardería, etcétera), tareas de socorrista y monitores. “Sin embargo, la jurisprudencia no es clara sobre el carácter de fijo discontinuo de los empleos relacionados con actividades agrícolas o los ligados a cursos de formación realizados por los Servicios de Empleo”. 

Linares también apunta a la administración pública donde “en determinadas épocas, como la temporada de la declaración de la Renta, se refuerza la plantilla”. 

Rodríguez, sin embargo, advierte de que hay ciertas empresas que extienden estos contratos “para reducir costes en épocas de escasa actividad económica. Básicamente lo que sucede es que a algunos trabajadores fijos se les contrata ahora como discontinuos con el objetivo de disponer de ellos únicamente durante un periodo de tiempo limitado”. 

En resumen, aunque el trabajo sea temporal el puesto no, porque esta modalidad garantiza continuidad en la empresa. Eso sí, el profesional en cuestión sólo podrá cobrar el paro si ha cotizado el tiempo mínimo para tener derecho a percibir la prestación.

Fuente: Expansión ORBYT

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s