La movilidad geográfica pasa a ser considerada como un factor para los accidentes ‘in itinere’

  • El Supremo la estima en el caso de traslados al domicilio laboral
  • La sentencia marcó el día internacional de la seguridad en el trabajo
  • Las nuevas formas de organización laboral, “obligan a los trabajadores a ajustes continuos”

Las transformaciones en el mercado de trabajo son compartimentos estancos y tienen efectos para los trabajadores. De ahí que la movilidad geográfica, y las consecuencias que de ella se derivan, hayan pasado a tener más peso específico en las relaciones laborales. Esto debe haber pensado el Tribunal Supremo, que en una reciente sentencia amplía el concepto del accidente in itinere al desplazamiento entre el domicilio familiar y el laboral y no solamente entre el centro de trabajo y el domicilio.

El fallo, cuyo ponente ha sido el magistrado Aurelio Desdentado, ha sido ampliamente comentado en estos días en que se debate sobre seguridad y la salud en el trabajo -el día mundial fue el pasado 28 de abril-. Y es que considera que la movilidad geográfica impone unas «exigencias» que «obligan a los trabajadores a ajustes continuos que no siempre pueden traducirse en un cambio de domicilio».

El demandante, operador de maquinaria pesada, trabajaba en la construcción de un tramo de autovía en Soria. En el año 2009 sufrió un accidente de tráfico un domingo, cuando se desplazaba de su domicilio familiar, en la localidad de Puente de Almuhey (León), a su domicilio de Almazán (Soria), donde residía entre semana por motivos laborales, según el letrado José Pedro Rico de UGT León.

La gravedad de las lesiones le ocasionaron una incapacidad permanente total, que el trabajador reclamó que fuera considerada accidente laboral. Pero tanto la mutua como la Seguridad Social resolvieron que era un caso de «enfermedad común», pues la finalidad del viaje no era laboral y el accidente se produjo un domingo a más de 100 kilómetros del centro de trabajo.

No lo interpretó así el Juzgado de lo Social de León, que dio la razón al demandante. En cambio, el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León estimó en un recurso posterior que no era un accidente in itinere. El Supremo concluyó sin embargo que sí lo era, pues «la finalidad del viaje estaba determinada por el trabajo» y viajar ese día «era una opción adecuada para, después del descanso, poder incorporarse al día siguiente al trabajo en unas condiciones más convenientes

«El accidente in itinere tiene mayores compensaciones: se paga el salario completo desde el primer día de baja y da lugar a una posible responsabilidad adicional de la empresa por no poner los medios adecuados», estima Fermín Guardiola, socio de Baker & McKenzie, para quien se trata de «una sentencia revolucionaria en materia de prevención de riesgos laborales» ya que, hasta el momento, «el Supremo había sido muy reluctante».

Germán Martínez, asociado, estimaba en unas jornadas sobre accidentes de trabajo del bufete que «el número de accidentes laborales no ha caído en la misma proporción que la población activa en estos años de crisis». El fiscal de siniestralidad laboral Ángel Javier Muñoz recordaba también que aunque la construcción «es el sector más peligroso por las caídas en altura»; en la industria «son frecuentes las imputaciones»; y, en el sector servicios, «los accidentes de tráfico».

Fuente: El Mundo

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s