Un juez anula el despido de un trabajador pese a las pérdidas de la empresa

  • La firma, que gestiona tanatorios en varios municipios, elevó su cifra de negocio pese a los ‘números rojos’
  • El fallo ve ilógico reducir plantilla con aumento de actividad

El juzgado de lo Social número 4 de A Coruña emitió el pasado 5 de mayo una sentencia en la que declara nulo el despido de un trabajador de la compañía Mémora Servicios Funerarios SL -que gestiona tanatorios en Arteixo, Cambre y Sada- pese a que la firma declara que sus pérdidas se incrementaron considerablemente en los años previos al despido del empleado.

La compañía despidió al demandante, empleado del tanatorio de Cambre y a otro compañero- a la espera también de sentencia judicial- el 16 de septiembre de 2013 por causas económicas y amparándose en la crisis financiera global. Para avalar su decisión aportó las cuentas de los tres ejercicios precedentes al despido del trabajador, con pérdidas en todos ellos: un saldo negativo de 3,5 millones en 2010, de casi siete millones en 2011 y de 37,6 millones en 2012. Las cifras de la compañía, sin embargo, también revelan que Mémora Servicios Funerarios incrementó su cifra de negocios en esos tres años -de los 53,3 millones facturados en 2010 a 56,2 al año siguiente y a 64,1 en 2012-, que es en lo que se basa el juez para anular el despido del trabajador.

“En el presente caso, no acudiendo a la razonabilidad o proporcionalidad de la medida sino simplemente a un juicio de idoneidad no parece que, habiendo aumentado la cifra de negocio de la empresa en los dos últimos ejercicios y no acreditándose que tal aumento no lleve consigo un aumento de la actividad, la medida adoptada por la empresa de prescindir del puesto de trabajo del actor sea idónea, en términos de gestión empresarial, para justificar el mismo”, reza la sentencia del titular del juzgado de lo Social número 4 de A Coruña.

El fallo reconoce que toda reducción de gastos influye en reducir las pérdidas pero añade que, mientras ante una caída de la actividad “resulta claro” que es necesaria una menor plantilla, en el caso de Mémora no consta que la actividad descendiese sino que incluso aumentó. “Lo que ha de llevarnos a entender [la sentencia remarca que la empresa no aportó datos ni documentos que demuestren lo contrario] que dicha medida no es idónea pues a mayor actividad mayor es la necesidad de personal, del mismo modo que tampoco la empresa explicitó que con los siete trabajadores de que dispone -en sus centros de A Coruña- pueda llevar a cabo los mismos servicios que venía prestando con dos trabajadores más”, sostiene el juez.

Por todo ello, el magistrado declara nulo el despido y condena a la empresa a readmitir inmediatamente al demandante en su puesto “en las mismas condiciones que regían con anterioridad al despido” y con abono de los salarios no percibidos desde la fecha del despido, una cuantía que supera los 13.600 euros.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s