La Audiencia de Madrid sentencia que la pensión de gran invalidez es inembargable

La Audiencia Provincial de Madrid acaba de respaldar la protección del llamado complemento de gran invalidez -que corresponde al importe de la pensión que corresponda por incapacidad permanente (total o absoluta), incrementada con un complemento destinado a remunerar a la persona que atienda al beneficiario-, asegurando, a través de un auto que no admite recurso, que dicho complemento es inembargable.

El auto, con fecha de 27 de junio de 2014, y del que es ponente el magistrado Gavilán López, estima así el recurso presentado por el afectado, que solicitó la nulidad del embargo del complemento instado por la Seguridad Social y el recálculo de las cantidades embargadas. En un primer momento, el auto de instancia desestimó el recurso planteado frente al Decreto que dictó el secretario judicial.

La cuestión se centra en determinar si el ejecutado, declarado en situación de gran invalidez por su condición de pensionista por incapacidad permanente -por la que cobra una pensión de 1.333 euros y un complemento de 660 euros por el concepto de gran invalidez- puede ser objeto de embargo.

El punto de partida se encuentra en el artículo 605.4º de la Ley de Enjuiciamiento Civil (LEC), que fija qué bienes son inembargables y, en concreto, aclara que la pensión lo será en la parte que no exceda de “la cuantía señalada para el salario mínimo interprofesional”. Además, se especifica que si el ejecutado es beneficiario de más de una percepción, se acumularán todas ellas para deducir una sola vez la parte inembargable.

A pesar de ello, la Sala llega a la conclusión de que el complemento de gran invalidez resulta “inembargable”, basándose en la debida ponderación que debe hacerse entre el cobro de una pensión y el derecho a la tutela judicial del acreedor en el pago de su deuda.

Los magistrados entienden que esta decisión está directamente relacionada con la dignidad mínima de la persona, de acuerdo con la tutela constitucional de derechos fundamentales, ya que la cuantía por invalidez no es en puridad una pensión que se acumule a la anterior, sino un complemento de ésta destinado a que el inválido pueda remunerar a la persona que le ayuda. Tiene, por tanto, una finalidad concreta, determinada y básica, por lo que resulta inembargable.

Así, la Sala ordena que se proceda a recalcular las cantidades embargadas excluyendo el complemento de gran invalidez, para que el ejecutado y las personas de él dependientes puedan atender con razonable dignidad su subsistencia, ya que es “razonable que se pudieran embargar aquellas cantidades que excedieran de la finalidad de la norma”.

Fuente: El Economista

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s