Menoscaba la dignidad del trabajador encomendarle tareas marginales, como pasear al perro del encargado

La Sala de lo Social del TSJ Castilla-La Mancha, ha dictado una sentencia de fecha 25 de junio de 2014, en la que considera que tener que dar de comer y pasear al perro del encargado, además de la realización de otras tareas marginales, menoscaba la dignidad del trabajador y justifica la resolución del contrato de trabajo ex art. 50.1 a) ET.

El empleado venía realizando trabajos de cierta cualificación, conduciendo vehículos de rescate (pick-up o grúa), hasta que la empresa lo apartó de dichas funciones y pasó a encomendarle nuevas tareas nunca realizadas por él antes, como el barrido de las pistas, o incluso la labor de atender a un perro de caza, propiedad del encargado, poniéndole agua y comida y paseándolo.

La sentencia respalda la dictada en instancia, reconociendo que la empresa “modificó de modo sustancial las tareas que eran las propias y habituales de su trabajo, siendo apartado a la realización de actividades marginales, y pretendiendo que se aquietara a una actuación vejatoria, como es la de no encargarle actividad alguna”, hecho que “supone un vaciamiento de su contrato y de su derecho al trabajo efectivo (artículo 4,2,a) ET), y a su dignidad como trabajador ( artículo 4,2,e) ET), y ello, con vulneración de derechos laborales y personales de índole constitucional. Y todo ello, posiblemente, pretendiendo su apartamiento voluntario del trabajo.”

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s