El Supremo anula la sanción a una guardia civil que compitió en carreras estando de baja médica

El Tribunal Supremo ha anulado la sanción de pérdida de su destino en La Bañeza (León) impuesta a una guardia civil por participar en competiciones deportivas, concretamente carreras de cross y de montaña, estando de baja en el instituto armado, al no apreciar daño alguno a la dignidad del Cuerpo.

En una sentencia el Supremo estima el recurso de la agente contra la del Tribunal Militar Central, que confirmó la dictada por el ministro de Defensa ratificando la sanción impuesta por el director general de la Guardia Civil.

La agente fue sancionada como autora de una falta consistente en la observancia de conductas gravemente contrarias a la dignidad de la Guardia Civil, que el alto tribunal no aprecia por el hecho de que participara en competiciones deportivas hallándose de baja para el servicio pues además indica que en este caso el ejercicio físico era aconsejado por psiquiatras para curar su ansiedad y depresión.

En cualquier caso la Sala de lo Militar del Supremo insiste en que la actuación de la agente no tuvo entidad suficiente para afectar a la dignidad institucional del instituto armado sea cual fuera el nivel de exigencia física que requirieran las pruebas en las que corrió ya que además no trascendieron sus circunstancias a personas ajenas al Cuerpo.

El Tribunal Militar había declarado probado que la guardia civil fue dada de baja el 4 de agosto de 2011 y que en esta situación participó en tres competiciones deportivas. Destacó que el hecho de que estando de baja médica para el servicio participara en “carreras de cross duras” causó malestar entre los integrantes de su puesto.

Quejas de otros compañeros

Relató que un texto anónimo cuyo autor debe ser un guardia civil, que consta en el procedimiento, señala: “Nuestra campeona se personó en las dependencias del cuartel de La Bañeza con un ejemplar de la revista en mano para dedicarnos personalmente a todos la medalla a pesar de que nuestra compañera no se reincorporará”.

Según consta en las actuaciones otro agente manifestó que algún amigo le comentó que su compañera “está de baja y anda corriendo por ahí, como criticando la situación”.

Sin embargo, el Supremo fundamenta que si bien a la guardia civil se le achacan hasta tres actuaciones su comportamiento no resulta objetivamente reprobable, indecoroso o indigno.

Insiste en que la agente no dañó la honorabilidad ni la credibilidad ni los valores de rectitud, fiabilidad y respeto a la ley “que tradicionalmente han inspirado” la actuación del Instituto Armado, ni el “sólido prestigio a que el Cuerpo se ha hecho acreedor en el sentir general de la ciudadanía a lo largo de su dilatada existencia”

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s