Publicación BOE: Ley 30/2015, de 9 de septiembre, por la que se regula el Sistema de Formación Profesional para el empleo en el ámbito laboral

Ley 30/2015, de 9 de septiembre, por la que se regula el Sistema de Formación Profesional para el empleo en el ámbito laboral

El nuevo sistema de formación para el empleo entrará en vigor  el día siguiente al de su publicación, salvo lo establecido en los artículos 9.4 (disponibilidad de un “crédito de formación” para la financiación de la formación programada por las empresas, dependiente de la LPGE de cada año) y 14.1 (modalidades de impartición de la formación, que producirá efectos a partir del 1 de enero de 2016).

El texto publicado recoge el Real Decreto- Ley 4/2015 que reformó este sistema y que ya entró en vigor el pasado 24 de marzo y los cambios introducidos posteriormente en su tramitación parlamentaria en el Congreso y Senado. 

Con esta nueva norma, sindicatos y patronal dejarán de tener el control de la gestión y gasto de los recursos destinados a la formación, y les quedará encomendado el diseño estratégico de los cursos, como conocedores de primera mano de la realidad productiva. La gestión de la formación de oferta se realizará a partir de ahora en régimen de concurrencia competitiva y sólo entre las entidades que impartan la formación conforme a los requisitos establecidos de registro y/o acreditación.

Además, la formación que no se realice en el seno de la empresa solo podrá impartirse por entidades formativas acreditadas, que no podrán subcontratar con terceros la ejecución de la actividad formativa que le sea adjudicada. Con todo, las empresas podrán realizar formación en su seno, siempre que dispongan de los medios necesarios para ello, sean propios o contratados.

Otra de las novedades es la implantación de la cuenta-formación, que acompañará al trabajador a lo largo de su carrera profesional al objeto de acreditar su historial formativo y de orientar la oferta formativa al incremento de la empleabilidad.

Asimismo, se pondrá en marcha el ‘cheque-formación’ para que pueda ser el desempleado el que elija la entidad de la que recibe formación, sin perjuicio del asesoramiento previo y seguimiento por parte del Servicio Público de Empleo.

Desde el 1 de enero de 2016 desaparece la información a distancia y se sustituye por la teleformación, a través de plataformas digitales de fácil control.

Por último, la nueva Ley prevé una evaluación permanente de la calidad y el impacto de la formación y establece un principio de tolerancia cero contra el fraude, con un nuevo régimen sancionador.

¿Cómo será la formación?

Financiación de los cursos

Todas las empresas pueden acceder a la formación, independientemente de su tamaño o sector de actividad. Se mantiene el sistema de financiación. Todas las empresas disponen de un crédito para costear cursos que pueden hacer efectivo mediante bonificaciones en las cotizaciones por formación que pagan a laSeguridad Social. El importe de este crédito está en función de lo ingresado por esta cotización en el año anterior y de su tamaño: las grandes empresas reciben el 50% de lo que han cotizado; las pymes hasta el 100% de lo cotizado; y las demenos de 5 trabajadores, tienen un crédito asegurado de 420 euros anuales. Esta última cuantía puede modificarse en los Presupuestos Generales de cada año.

Además, todas las empresas –salvo las de menos de 5 trabajadores– deberán cofinanciar una parte de los cursos que reciban sus empleados. Los últimos cambios en el trámite parlamentario de la ley han liberado a estas empresas más pequeñas de la obligación de cofinanciar los cursos, si bien como el real decreto inicial las incluía en dicha obligación, deberán cofinanciar el 5% de las acciones formativas que hayan comunicado entre el 24 de marzo y el 10 de septiembre. A partir del día 11, las empresas con menos de 5 trabajadores no deberán aportar nada a estos cursos.

Dicho esto, la cofinanciación puede realizarse con aportación económica o en coste salarial de las horas destinadas a formación. Según esto, desde mañana, las empresas de entre 6 y nueve trabajadores cofinanciarán un 5% de los cursos que reciban sus trabajadores; las que tengan entre 10 a 49 trabajadores, el 10%; de 50 a 249 empleados, el 20%; y más de 50 trabajadores, el 50%.

Duración mínima de los cursos

La duración de las acciones formativas en la formación bonificada para las empresas tendrá que tener una duración mínima de dos horas, frente a las seis horas del modelo anterior. Este aspecto de la ley también se ha modificado en el trámite parlamentario, de forma que las acciones comunicadas entre el 24 de marzo y el 10 de septiembre podían tener una duración mínima de una hora, que es lo que exigía el primer texto legal aprobado.

¿Quién puede realizar esta formación?

La propia empresa puede impartirla con medios propios o recurrir a su contratación. Asimismo, podrán optar por encargar la organización de los cursos a una entidad externa. Entre estas entidades pueden estar: organizaciones empresariales o sindicales; estructuras paritarias construidas en la negociación colectiva que cuenten con personalidad jurídica propia –es el caso de las fundaciones laborales de la Construcción o el Metal, por ejemplo–; a asociaciones de trabajadores autónomos o la economía social; o cualquier otro centro privado acreditado e inscrito en el registro que se habilitará para ello. Estas entidades no podrán subcontratar a terceros la actividad encargada.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s