¿Son obligatorios los reconocimientos médicos en el ámbito laboral?

¿Son obligatorios los reconocimientos médicos en el ámbito laboral?

Desde la publicación de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales en 1995 hasta hoy, ha ido incrementándose paulatinamente la necesidad de implementar una vigilancia de la salud de los trabajadores real y efectiva, y con ello las situaciones en las que los empresarios vienen obligados a ofrecer a sus trabajadores evaluaciones de la salud en función de los riesgos a los que se expongan sin coste alguno para estos y respetando siempre los derechos a la intimidad y dignidad del trabajador, y a la confidencialidad de toda la información que con la práctica de dichos controles se recabe.

 El empresario es quien tiene la responsabilidad de evitar, tomando las medidas necesarias, el deterioro de la salud de los trabajadores para lo cual deberá adecuar las condiciones de trabajo a los trabajadores, controlando el estado de salud del trabajador según sus riesgos. Esto es, ni más ni menos, lo que llamamos “Vigilancia de la Salud”, o lo que es lo mismo, el seguimiento del estado de salud del trabajador de manera continua y permanente para que no se pierda como consecuencia del trabajo.

La LPRL (LEY 31/1995, de 8 de noviembre de prevención de riesgos laborales) configura la vigilancia de la salud como un derecho del trabajador y una obligación del empresario, enunciando como regla general la voluntariedad de la misma. Es más, el consentimiento del trabajador no deberá ser a una vigilancia genérica sino que se basará en el conocimiento por parte del mismo del contenido y alcance de la vigilancia de la salud.

Ese carácter voluntario se transforma en una obligación del trabajador en las siguientes circunstancias: (art. 22 LPRL).

A. La existencia de una disposición legal en relación a la protección de riesgos específicos y actividades de especial peligrosidad. Varias son las disposiciones legales en las que se establece la vigilancia de la salud. Por un lado, el artículo 196 de la Ley General de la Seguridad Social obliga al empresario a realizar reconocimientos previos y periódicos a los trabajadores que ocupen un puesto de trabajo en el que exista un riesgo de enfermedad profesional. Por otro, el artículo 36.4 del Estatuto de los Trabajadores establece la evaluación de la salud de los trabajadores nocturnos. Y finalmente, toda aquella legislación específica para ciertos factores de riesgo en la que se estipula el tipo de vigilancia de la salud que se ha de efectuar en los trabajadores expuestos.

B. Que los reconocimientos sean indispensables para evaluar los efectos de las condiciones de trabajo sobre la salud de los trabajadores.

C. Que el estado de salud del trabajador pueda constituir un peligro para el mismo o para terceros. En este supuesto la vigilancia de la salud se utiliza como medio para hacer efectivo el antiguo principio de adecuación del trabajador al trabajo que se reformula en el artículo 25.1 de la LPRL.

En los dos últimos supuestos se requiere de un informe previo de los representantes de los trabajadores.

Es con respecto a estas situaciones catalogadas como excepciones al principio de voluntariedad de estas pruebas, ante las que empresarios y profesionales de la medicina del trabajo encuentran grandes dificultades a la hora de determinar qué trabajadores han de someterse a la vigilancia de la salud individual y cuáles no, debido a la ausencia normativa existente en la materia, y a la falta de concreción y determinación de estas situaciones a través de la negociación colectiva.

Pese a ser laboral el ámbito en que descansa la materia relativa a prevención de riesgos laborales, y ser obligación del empresario la salvaguarda de la salud e integridad física de sus trabajadores, se conjugan otros ámbitos en la protección del derecho del trabajador a la integridad física recogido en el Real Decreto Legislativo 1/1995, de 24 de marzo, como es el ámbito del derecho fundamental a la intimidad personal, derecho este que para ser limitado requiere de una fundamentación legal con justificación constitucional, y así lo hace el anteriormente mencionado precepto.

A pesar de la necesidad de adaptación de la normativa vigente a la realidad socio-laboral en la que nos encontramos, existen fórmulas y herramientas para el establecimiento de una vigilancia de la salud colectiva e individual acorde, específica y personalizada con la que se consiga el cumplimiento de los fines preventivos establecidos por la normativa vigente. Para ello resulta imprescindible analizar los requisitos que establece la Doctrina del Tribunal Constitucional en su STC 196/2004, de 15 de noviembre, que establece una serie de requisitos y pautas para determinar la aplicación de las referidas excepciones:

  1. La certeza de un riesgo o peligro cierto objetivable en la salud de los trabajadores o de terceros.
  2. La proporcionalidad al riesgo, (por inexistencia de opciones alternativas de menor impacto en el núcleo de los derechos incididos).
  3. La indispensabilidad de las pruebas (por acreditarse «ad casum»).
  4. La presencia de un interés preponderante del grupo social o de la colectividad laboral o una situación de necesidad objetivable (descrita en los supuestos del segundo párrafo del art. 22.1 LPRL).

En definitiva, desde esta perspectiva, se podrá establecer la obligatoriedad de la práctica de reconocimientos médicos, ya sean pre-laborales, iniciales o periódicos, de aquellos candidatos o trabajadores que por incorporación, cambio de puesto de trabajo, o baja prolongada, vayan a ocupar puestos de trabajo expuestos a riesgos susceptibles de ocasionar una enfermedad profesional o cualquier daño a la integridad física de los trabajadores, o cuando las propias condiciones particulares del sujeto, puedan poner en peligro su salud o la de terceros.

Sea cual fuere la excepción en la que se subsuma una situación concreta, resulta imprescindible tener en cuenta a estos efectos la Probabilidad, Consecuencias y Valoración del Riesgo que se establezca en la Evaluación de Riesgos realizada por la empresa, por ello se exige una valoración conjunta por parte de los técnicos de prevención de riesgos laborales y los profesionales de la medicina del trabajo.

Como apoyo jurisprudencial reciente, la sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana ha dictado el pasado 18 de febrero de 2014, una sentencia en la que se corrobora la opinión de este letrado, pronunciándose sobre la obligatoriedad de la vigilancia de la salud individual de los trabajadores

Este Tribunal ha dictaminado que considera ajustada a derecho la exigencia de la empresa de que los trabajadores adscritos al servicio de brigadas rurales de emergencia se sometan obligatoriamente al reconocimiento médico previsto.

Basa la sala su fallo en la adecuada aplicación de las excepciones previstas en el artículo 22 de la Ley 31/1995, de Prevención de Riesgos Laborales concurriendo en este supuesto las notas de proporcionalidad al riesgo, indispensabilidad de las pruebas, presencia preponderancia de un interés general así como la certeza de un riesgo o peligro cierto objetivable.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s